Noticias
< volver

Las obras optimizan el rendimiento de la farmacia en materia fiscal

Las obras optimizan el rendimiento de la farmacia en materia fiscal

Las obras optimizan el rendimiento de la farmacia en materia fiscal

Un lavado de cara en la botica conlleva un desembolso económico, pero compensa si se hace bien. Los gastos son deducibles vía amortización anual y también es posible facturar hasta un 20 por ciento más.

Las reformas en las oficina de farmacia han crecido entre un 10 y un 25 por ciento en los últimos meses. Este incremento se atribuye a un aumento del número de operaciones de compraventa durante 2017 y a la necesidad de optimizar el rendimiento de las boticas a través de un diseño personalizado, que aporte herramientas que aumenten su rentabilidad.

Ante este panorama, los expertos consultados por CF reconocen que un verdadero lavado de cara en la farmacia podría aumentar la facturación del establecimiento hasta un 20 por ciento, y que interesa hacerlo desde un punto de vista fiscal. "Los gastos derivados de una reforma son deducibles vía amortización anual", dice Cristina Yrezábal, asesora contable fiscal de Gómez Córdoba Abogados de Farmacia.

Tributar menos

Para Juan Antonio Sánchez, socio director, economista y asesor fiscal de Taxfarma, el factor de la fiscalidad es importante, pero dice que ha de primar un análisis de los puntos débiles de la botica. "Siempre compensa hacer una reforma en materia fiscal. La principal razón estriba en que la legislación actual nos permite incrementar los gastos de la farmacia vía amortización, lo cual provocará un menor resultado fiscal y a la postre una menor tributación. También existe la posibilidad de acceder a deducciones en cuota del IRPF concretadas en incentivos y estímulos a la inversión empresarial en la farmacia", explica.

Hay que recordar que el sistema fiscal actual permite trasladar el importe de las inversiones realizadas en la oficina de farmacia, como puede ser el caso de una cajonera, un robot o una nueva cruz, como gasto de cuenta de explotación. "Para ello, la reforma fiscal de 2015, que todavía está vigente, actualizó unas tablas de amortización que permiten identificar cada inversión y practicarle un determinado porcentaje de amortización", dice Sánchez.

En un principio se podrán deducir todos los gastos en los que incurra el farmacéutico para acometer la reforma de su establecimiento, tanto materiales como de mano de obra, siempre que estén relacionados con la actividad que realiza.

"El modo en el que dichos gastos van a ser deducibles dependerá del tipo de desembolso en cuestión. Por ejemplo, las facturas de la empresa encargada de ejecutar la reforma -que incluyan conceptos como instalación de aire acondicionado o calefacción, instalación luminosa o mobiliario- serán deducibles vía amortización, que es el modo en que el farmacéutico traslada a su cuenta de gastos la inversión realizada", explica Leticia Barceló Camps, abogada de Derecho Fiscal en Orbaneja Abogados.

La amortización supone que el coste de la inversión no constituya un gasto del año fiscal, sino que debe ser objeto de amortización en un porcentaje concreto año a año. "Si en la reforma se adquieren nuevas cajoneras para la farmacia por importe de 10.000 euros, por ejemplo, será deducible como gasto del ejercicio el 20 por ciento anual, lo que supone 2.000 euros; mientras que los 8.000 euros restantes serán amortizables en los cuatro ejercicios siguientes", añade.

La experta en derecho fiscalde Orbaneja Abogados recuerda que, en el caso de que se adquieran elementos del inmovilizado material, como mobiliario, "se puede aplicar la deducción por inversión en elementos nuevos que contempla la normativa tributaria y que supone un 5 por ciento sobre el rendimiento de la actividad de la farmacia".

Las boticas que quieran reformar su establecimiento también deben tener en cuenta que pueden acelerar la amortización anual de los bienes adquiridos, ya que la mayoría son empresas de reducida dimensión y de nueva adquisición. "Si se compra mobiliario nuevo por valor de 50.000 euros, por ejemplo, podríamos deducir vía amortización al 10 por ciento del valor total invertido, que acelerado será del 20 por ciento y por ello el gasto anual deducible de 10.000 euros durante 5 años. En el caso de una farmacia que tribute al tipo marginal máximo en el IRPF, podría ahorrar su carga impositiva en 4.500 euros al año" , recalca Aroa Jiménez, asesora legal de Asefarma.

Facturas detalladas

Para no cometer fallos, es importante que las facturas emitidas por los proveedores contengan unadescripción detallada de las partidas y del coste, porque cada una tiene un porcentaje de amortización diferente. En este aspecto, Sánchez dice que la mayoría de las farmacias españolas pueden disfrutar de las ventajas fiscales que ofrece el régimen de pymes en tema de amortizaciones, que se puede aplicar por empresas y empresarios cuya facturación del año anterior no haya superado los 10 millones de euros. "Recomendamos facturas no globalizadas y que describan detalladamente lo invertido".

Descargar archivo adjunto

Uso de Cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés.
Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Cerrar